Skip links

Emociones sin control en el embarazo

El embarazo es una experiencia con muchas emociones descontroladas. Durante el embarazo, los niveles habituales de hormonas se alteran mucho, razón por la cual, los neurotransmisores funcionan descontroladamente haciendo que la parte racional de la personalidad disminuya y se aumente la parte emocional. Por ello el estado emocional de una mujer embarazada puede pasar en momentos, de la alegría a la tristeza, de la calma a la irritabilidad, de la seguridad a la inseguridad.

embarazo emociones sin control

Existen factores psicológicos que también influyen en las emociones:

· La preocupación por la salud del bebé.

· Dudas sobre si será una buena madre.

· Temor al cambio de prioridades en las relación con su pareja.

· Miedo a no tener estabilidad económica en el futuro, etc.

emociones descontroladas

También existe una serie de cambios físicos:

· Aumento de peso y volumen

· Náuseas y malas digestiones

· Dificultad para dormir

· Dolores de espalda y piernas

· Cansancio, micción frecuente, entre otros.

Los cambios de humor tienen tres períodos en los que se hacen más presentes:

emociones en el embarazo

·· Sexta y la décima semana acabas de darte cuenta de que estás embarazada, sientes alegría infinita y a la vez seguramente te invadirá la angustia. Tienes dudas, miedo, y también, tus hormonas se revolucionan, preparando tu cuerpo para formar una nueva vida, así que la risa y el llanto se combinarán con el sueño, las náuseas, la ilusión, la alegría y los malestares para hacer de tu vida, durante estas primeras semanas, una montaña rusa.

·· De la semana diez o doce y la treinta o treinta y cinco hay un período de paz, ya que las hormonas se han estabilizado, ya se ha aceptado el nuevo estado físico, ya no hay náuseas matutinas, aún no estás tan pesada y no ha llegado el miedo al parto.

·· A partir de la semana treinta el tamaño de la barriga y el nuevo peso hacen dificultoso el descanso. Esto provoca dolores de espalda y cansancio y el estrés de preparar todo para la llegada del bebé. El miedo al parto, el deseo de tener tu bebé en tus brazos, el reajuste de hormonas, inseguridades sobre la crianza, entre otros, son factores que hacen aumentar la irritabilidad.

Cómo controlar tus emociones:

Todas las emociones mencionadas son normales, pero puedes adoptar medidas para reducir los cambios de humor.

·Mantén una buena condición física. Aliméntate saludable, haz ejercicio y descansa todo lo que puedas.

· Asiste a las clases de preparación para el parto, lee libros sobre el embarazo, habla con profesionales y conoce a otros futuros padres, estos alivia el estrés.

· Comparte tus ideas y sentimientos con tu pareja, tus amigos o tu familia.

· Fortalece el vínculo con tu pareja realizando actividades no relacionadas con el bebé: salir a cenar, viajar; así como con la familia y amigos, que serán tu apoyo durante la crianza del bebé.

· Evita sobrecargarte de tareas y compromisos domésticos o laborales.

· Cuando te sientas agobiada o nerviosa haz algo que te guste; ir al cine, dar un paseo, bailar, un masaje…

· Arréglate, consiéntete : no porque hayas aumentado de peso y volumen quiere decir que estás fea; ve a la peluquería, maquíllate, vístete bien y a tu gusto como hacías antes del embarazo.

· No tomes nada para la depresión o los cambios de humor, ni siquiera remedios caseros. Durante el embarazo, consulta siempre con tu médico antes de tomar fármaco alguno, ya sea con o sin receta.

Por último disfruta de tu embarazo con tu pareja o con las personas que amas y no olvides incluir Almipro para cuidar y proteger la piel delicada de tu bebé.