La piel de los niños es delicada y merece los mejores cuidados que podamos brindarle, especialmente en temporadas de calor o verano, hoy te contamos cómo cuidar la piel de tu niños en verano para que
este sana y así prevenir problemas a futuro.

 

la piel y verano

 

Cuida la piel de tu peque en verano siguiendo estas recomendaciones:

Si vas a tomar sol en compañía de tu bebé preferiblemente que sea entre las 8 y 10 de la mañana para disfrutar los beneficios de los rayos solares. No lo expongas entre las 10 de la mañana y 3 de la tarde porque el es demasiado fuerte para la piel de tu bebé.

Usa siempre un protector solar en la piel de tu bebé al salir de casa. Debes usar el fotoprotector más adecuado para su tipo de piel, con una protección de FPS 30 a 50. Los niños de piel oscura tienen más melanina por lo tanto es mas resistente a los rayos UV y se protege mejor del sol, un factor de protección 20puede ser suficiente.
Si tu bebé tiene el cabello claro o pelirrojo de piel muy clara con tendencia a tener pecas, debes utilizar un factor de protección de 40 a 70.

 

cuida la piel del sol

Aplica una capa gruesa de protector solar media hora antes de la exposición al sol y procura que no queden zonas sin cubrir, así la piel lo absorbe y actúa desde el primer momento. Aplíca protector solar cada dos horas.

Si tu peque tiene alergia al sol, acné, o piel atópica, debes utilizar fotoprotectores especialmente indicados para su tipo de piel.

Viste a tu peque con prendas ligeras de algodón, no olvides que los bebés menores a 6 meses deben permanecer en la sombra cuando estén al aire libre.

Utiliza un pañales respirables, estos deben ser cómodos y deben minimizar el riesgo de alergias con el sudor. Evita esperar mucho tiempo entre cada cambio de pañal, cuando hace calor tu bebé transpira más y toma más líquido

Después de un baño de sol hidrata la piel de tu peque .

No olvides usar protector solar en días nublados. Los rayos ultravioletas penetran la piel incluso cuando el sol no está brillando o cuando la temperatura es menos caliente. No subestimes la luz del sol, la piel de tu bebé es más sensible y puede quemarse en tan sólo 10 a 15 minutos bajo el sol.

Es muy importante mantener la hidratación adecuada de la piel del bebé aplicando una crema hidratante a diario después de cada baño.

Dale a beber líquidos a tu peque con frecuencia para mantener el nivel de hidratación adecuada por dentro y por fuera, así evitarás la deshidratación, que puede causar daños en la salud de tu bebé.

Si vives en una zona especialmente seca, te recomendamos usar un humidificador de aire, para proporcionar una adecuada humedad en el ambiente.

No olvides tener en cuenta estas recomendaciones para cuidar la piel del bebé en verano,
ya que es una parte del cuerpo sumamente sensible y delicada.

Almipro especialista en piel delicada.