Hoy te queremos explicar los beneficios del masaje para tu bebé, así como en qué momento es mejor realizarlo o cuánto debe durar.
Cuando realizas el masaje infantil proporcionas lenguaje no verbal donde trasmites afecto y ternura.

Los abrazos y caricias forman son la manera perfecta de expresar amor. Es uno de los mejores métodos para reconfortar a tu bebé.

Estudios recientes demuestran que el masaje infantil ayuda a controlar las emociones y el estrés de los pequeños, contribuye a calmar a los que lloran, además de aliviar problemas de estreñimiento y respiratorios. Confirma un reciente estudio realizado por investigadores de la Universidad de Warwick (Reino Unido). “Con el masaje se libera una hormona que regula el ciclo del sueño infantil, la melatonina” y esto les ayuda “a crear un patrón para dormir”. Además, se reduce el nivel de cortisol, otra hormona relacionada con el estrés.

Te recomendamos al realizar el masaje:

  • Pon a tu bebé sobre una toalla suave, así evitarás que se deslice y que le de frío.
  • Limpia tus manos y frótalas para calentarlas.
  • Haz el masaje luego del baño, en un espacio tranquilo y en un lugar firme.
  • Usa Almipro emoliente o un aceite esencial y realiza movimientos circulares para masajear a tu bebé.

Si quieres aprender más a profundidad cómo hacer masajes para tu bebé, consulta y pide recomendaciones a tu pediatra de confianza. También si conoces y recomiendas a un profesional compártelo en nuestro cuadro de comentarios a continuación.