La dermatitis atópica es una inflamación crónica de la piel. Se caracteriza por brotes tipo eccema recurrentes con tiempo de mejoría y empeoramiento, que pican mucho y se distribuyen en áreas de la piel características como son los pliegues del cuerpo (ante cubital y retro poplítea), cuello, y cara. Sin embargo, estas áreas pueden cambiar de acuerdo con la edad. Se asocia a otras enfermedades alérgicas como asma, rinitis y alergia alimentaria.

La dermatitis atópica afecta más que todo en los niños pequeños y la buena noticia es que la mayoría mejora con la edad. Pero puede aparecer a cualquier edad y entre más tarde aparezca y más grave sea menor probabilidad que mejore con el tiempo.

Al sufrir de dermatitis atópica es importante tener un tratamiento adecuado porque muchas veces los pacientes se encuentran en un círculo vicioso de rasquiña, brote, inflamación, costra. El brote puede dejar cicatrices, por la rasquiña incontrolable no pueden dormir bien alterando junto a los brotes la calidad de vida de las personas.

 

Lo principal para el tratamiento de la dermatitis atópica son los cuidados básicos piel, para así evitar la rasquiña y que parezcan los brotes:piel delicada

 

Los cuidados básicos son:

  • Baños cortos con agua tibia mínima 5 min
  • Uso de jabones tipo Syndent, suaves y con pH neutro, solo en partes necesarias
  • Secarse de manera suave y no restregando
  • Aplicar crema emoliente en todo el cuerpo después del baño y mínimo 2 veces al día.

 

Es importante hacerlo todos los días y volverlo un hábito. Existen muchos otros tratamientos disponibles para controlar la dermatitis atópica.

Si tú o tu bebe sufre de dermatitis atópica es importante que consultes con tu médico de cabecera o especialistas como el dermatólogo y alergólogo para hacer seguimiento a tu piel, evitar brotes y tengas una muy buena calidad de vida.

Si tienes alguna pregunta duda, comentario o quieres que hablemos de algún tema en especial. Escríbenos. Para más consejos no olvides seguirnos por Instagram como @almipro_